Saturday, 31st October 2020
MUSIC Article
Advertisment

This Month's Magazine
EL FLAMENCO SE HIZO MESTIZO EN ALGECIRAS

EL FLAMENCO SE HIZO MESTIZO EN ALGECIRAS

Si por algo se caracteriza la Cultura española es, sin duda, por el mestizaje entre muchos estilos, sensibilidades, raíces, razas, influencias y sentimentalidades.

En Algeciras, mi ciudad, sin ir más lejos, hay casos muy claros y contundentes, como es, por ejemplo, el de Paco de Lucía, genio de la guitarra, que supo aunar en su  personalidad arrolladora el flamenco y el jazz, la tradición y la vanguardia, la raíz y el fruto, erigiéndose en el más grande guitarrista flamenco de todos los tiempos.

El binomio que consiguió con Camarón de la Isla, maridando la voz gitana inconmensurable de el de la isla de León con la guitarra paya bien temperada del chiquito de  Algeciras, se convirtió, sin lugar a dudas, en el acontecimiento más celebérrimo del siglo XX en el mundo de flamenco, sabiendo innovar respetando la tradición,  arriesgar sin romper los cánones, transgredir sin zaherir a las raíces puras del cante hondo.

Sin salirnos de la ciudad de la bella bahía, tenemos otro ejemplo descomunal del mestizaje de estilos, se sabores y de mentalidades en la figura superlativa de Florencio Ruiz Lara, Flores el gaditano, que supo erigir un monumento a la música, fundando el primer trío flamenco de la historia, junto con Chiquetete, padre de Isabel Pantoja, y Molina, padre de Manuel, que junto con su esposa Lole aportó frescura y desparpajo al cante grande.


Advertisment

Flores, a sus actuales 98 años, es una leyenda viva del arte del mestizaje, pues supo aunar la copla y el flamenco, la prosa y el verso, lo  culto y lo popular, renovando lo antiguo e insuflando solera a lo nuevo. Él fue uno de los primeros maestros de Paco de Lucía, estableciendo un vínculo precioso entre  los  algecireños universales que cambiaron la manera de entender el flamenco gracias a que, sin caer en un absurdo purismo mal entendido, supieron dotar al flamenco en una dimensión nueva, sin mancillar sus cánones, que lo dotó de una flexibilidad tan maravillosa que lo hizo compatible con otros estilos tan diferentes y cuasi  antagónicos como el jazz, el soul, la bossanova o el rock.

En Algeciras, mi ciudad, se hizo posible el milagro del mestizaje entre las raíces gitanas y payas que dieron origen a un tronco robusto y fuerte, cuyas ramas se han extendido por toda la geografía del mundo, dando como frutos nuevos estilos y una nueva visión del, antes muy minoritario y hasta estigmatizado, flamenco.



Start Blogging:
Other related businesses