Saturday, 24th August 2019
LEISURE ACTIVITIES & HOBBIES Article
Advertisment

This Month's Magazine
En MEN IN BLACK

En MEN IN BLACK

el protagonismo se reparte de forma igualitaria y realista: la clave está en en el título. - TRENDENCIAS

Un clásico "dosmilero" como es Men in Black ha vuelto a los cines en pleno 2019 y, como lo ha hecho en plena oleada de personajes femeninos fuertes, trae una novedad que la salva del más absoluto desinterés. Y es que, con Will Smith y Tommy Lee Jones fuera de la ecuación, el protagonismo se lo reparten ahora un personaje femenino y otro masculino, aunque el nombre de la franquicia sí que no cambie.

Y es que Chris Hemsworth pero, sobre todo, Tessa Thompson son el centro de todas las miradas en Men in Black: International. Así que el hecho de que el título no cambie se ha justificado mediante una broma dentro de la propia película con un argumento no podría ser más realista. Thompson lo explicaba así en una entrevista con Variety:
"En la película cuando yo hablo de que estoy confundida con que el nombre de la organización sea 'Men in Black' el personaje de Emma Thompson dice: 'Lo sé, ya he tenido esta conversación y es algo que lleva tiempo cambiar'. Y creo que eso es real. El cambio a veces se produce tan rápido que al lenguaje no le da tiempo para adaptarse y describir ese cambio".

Dejando a un lado su apuesta por la igualdad, el nuevo Men in Black se queda en un intento de blockbuster que podrá interesar a quienes entregas anteriores les pillara en plena adolescencia, por eso de la nostalgia, y a los adolescentes de ahora.

Por lo demás, no parece que este spin off de la serie original pueda congregar a un grupo de espectadores más amplio y heterogéneo de adultos que aquellos que quieran matar el tiempo durante un viaje, no tengan nada mejor que ver en televisión cuando se emita o esté disponible en plataformas de streaming y, por supuesto, admiradores de la belleza del actor que dio vida a Thor.

Pero, como esto último no es novedad, centrémonos en Tessa Thompson. La actriz da vida a la Agente M, una mujer que de niña tuvo conocimiento del universo secreto de los hombres de negro y que se ha pasado el resto de la misma intentando descubrir más al respecto.


Advertisment

Esta construcción del personaje, al principio de la película, es una de las partes más interesantes y que más logran captar la atención del espectador de toda la historia. Recordemos que los MIB son agentes secretos gubernamentales encargados de ocultar la presencia de extraterrestres en la Tierra teniendo poder hasta para borrar la memoria de las personas.

En ese sentido, y rompiendo una lanza a favor de la película, es cierto que ofrece lo que uno espera: extraterrestres, tecnología de ciencia ficción y acción por un tubo. Sin embargo, el guión lo vomita sin pasión y con cierta desgana. Una pena disponiendo de tal reparto desaprovechado. Así que, volvamos a Tessa Thompson.

A la actriz, entre otros títulos, habíamos podido verla previamente en el cine maisntream con Thor: Ragnarok, en la televisión con Westworld y haciendo otra incursión previa en el género de la ciencia ficción con Aniquilación, junto a Natalie Portman.

Aunque, sobre todo, destaca por su papel de Valkiria en la saga Vengadores, donde interpreta a una superheroína bisexual, una orientación sexual que la actriz comparte abiertamente con el personaje.

En Hollywood, Tessa es una de las cabezas visibles del movimiento Time’s Up, una organización que nació para denunciar los abusos sexuales, el acoso y la desigualdad en el entorno laboral de la mujer. Dentro de ella, una de las iniciativas en las que más se ha implicado es en el desafío del 4%.

Un challenge viral con el que el pasado enero se buscó aumentar el porcentaje de películas de mayor recaudación dirigidas por mujeres. De este modo, se buscaba que los integrantes de la industria del cine se comprometieran de forma pública a trabajar con una directora o contratarla, en el caso de los productores, en un plazo de 18 meses. Un guante que recogió Universal Studios.

Además de por su activismo, la actriz ha sido aclamada como icono queer por la escritora y activista feminista Blair Imani, parte del movimiento Black Lives Matter. En una carta abierta a la revista Bustle habló largo y tendido de cómo Tessa ha pasado a representar a las mujeres queer de color en las portadas de las revistas, mostrando “cómo la moda puede utilizarse para hacerlas sentir libres”.

Sin duda alguna, una de las caras que va a protagonizar el Hollywood del futuro.



Add Your Comments:
Other related businesses