Friday, 24th November 2017
LEISURE ACTIVITIES & HOBBIES Article
Advertisment

This Month's Magazine
Preparate para la playa

Preparate para la playa

Con la llegada del verano y la subida de las temperaturas todos nos volvemos un poco locos.

No preocupan las curvas que sobresalen del bañador, de pronto recordamos que había que arreglar el aire acondicionado y otros tantos buscamos los mejores métodos para mantener alejados a los incordiosos mosquitos. Y, sobre todo, en verano no puede faltar una buena dosis de playa. Todos queremos tostarnos un poco, darnos un baño y disfrutar de la brisa marina que… ¿A quién quiero engañar? ¡Ir a la playa puede ser espantoso!

1º La decisión
“¿Vamos a la playa este fin de semana?” Surge como una pregunta inocente de tu pareja o de algún amigo. Sin embargo, esconde todo ¿Por qué da la casualidad de que ha cuidado su línea mucho mejor que tú? No quieres que vuestra sombrilla parezca un anuncio de adelgazante… en el que nosotros somos la foto del antes.

Además “fin de semana” y “playa” son enemigos naturales, es como querer disfrutar de la soledad de la acrópolis griega el cinco de Agosto, lo más probable es que sufras una insolación mirando la nuca de otro turista antes de llegar a ver el Partenón.

Consejo: Huye de los fines de semana, las playas están mucho más bonitas los miércoles (de Febrero).

2º El trayecto
Contra todo criterio racional, hemos decidido ir a la playa en verano un fin de semana y el cuarenta por ciento de la población peninsular ha tenido la misma brillante idea, a la misma hora y exactamente al mismo punto de los 7.905 kilómetros de costa de que disponía para elegir. El otro sesenta por ciento de la población ha llegado antes que yo. Los accesos a las playas fueron diseñados para disfrutar del paisaje y las dos horas de caravana se pueden hacer muy llevaderas… contando dunas. Además, es un trayecto que se puede disfrutar el doble al volver una hora después desde el lugar en el que aparcas el coche.

Consejo: Busca un buen hotel cerca de la playa con parking y aire acondicionado.

 


Advertisment

3º La ejecución
Una vez hemos llegado a la playa, solo queda encontrar un buen sitio donde disfrutar de nuestro merecido descanso. Nosotros nos decantamos por acercarnos al mar, a pie de ola. Clavamos nuestra sombrilla como
una bandera en la Luna, con decisión, un pequeño paso para el hombre… la sensación de triunfo duró unos cuarenta maravillosos minutos, las mareas en Andalucía pueden tener una diferencia de más de treinta metros, lo que quiere decir que una siesta puede acabar en una improvisada sesión de submarinismo involuntario. Recogimos nuestras cosas y luchamos por un hueco en una amplia zona segura, entre una familia y un grupo de quinceañeros. Ahora sabemos el porqué de la amplitud.

Consejo: Si la arena está compacta, el agua volverá a tomar posesión de ella.

4º La estancia
A veces puede ocurrir que entre las sombrillas vecinas se establezca una suerte de competición de decibelios. El desarrollo tecnológico que permite maravillas como los satélites también ha ayudado a que un diminuto altavoz a batería pueda generar tanta potencia como un subwoofer de discoteca… durante horas, muchas horas. Por otro lado, el fascinante fenómeno de la evolución humana dota a las cuerdas vocales
de una madre de la capacidad asombrosa de llamar a un hijo que se encuentra a 200 metros sin necesidad de levantarse de la silla plegable. ¿No es fascinante? La lucha entre biología y tecnología, el hombre y la
máquina… Nos fuimos al agua.

Consejo: Observa bien a tus vecinos antes de decidir dónde vas a pasar la tarde. (Nueve de cada diez otorrinos los recomiendan).

5º La retirada
Por alguna razón no pudimos dormir la siesta, así que tras un par de chapuzones decidimos volver a casa temprano. Una hora después llegamos al coche y al parecer el resto de los asistentes estaban también realizando la misma operación. A juzgar por la caravana los únicos que se quedaron en la playa eran los chicos del Spotify y la señora soprano.

Consejo: Quédate hasta tarde llegarás a casa a la misma hora pero más descansado. Tras limpiar la arena del coche, de la ropa y del pasillo - ¿Cómo es posible que quede arena en la playa? - hemos decidido que el fin de semana que viene iremos a la piscina ¿Qué puede salir mal?



Add Your Comments:
Other related businesses