Sunday, 19th November 2017
BEAUTY Article
Advertisment

This Month's Magazine

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza es uno de los trastornos más frecuentes que sufrimos las personas a lo largo de nuestra vida.

Y las más afectadas son las mujeres, pues lo padecen 3 por cada hombre. Hay más datos significativos, como puede ser que hasta hace pocos años, no tenía demasiada incidencia en edades inferiores a 30 años, pero en la actualidad se está produciendo un importante incremento en edades tempranas, de 16 a 20 años. 

Aunque no suele estar asociado a ninguna enfermedad subyacente de gravedad, lo cierto es que puede provocar angustia, frustración e incluso procesos depresivos y problemas laborales (el dolor de cabeza supone en nuestro país un 20% de las bajas laborales, con largos periodos de incapacidad y reposo, y generan un importante gasto sanitario en analgésicos). Es ése el motivo por el que hay que estar alerta para intentar tratarlo con éxito.

De hecho, un 10% de los españoles padece dolor de cabeza con frecuencia, y un 5% de la población a diario. De ese 10%, aproximadamente el 65% es de tipo orofacial, un síndrome desconocido por la gran mayoría de la población, y que tiene su origen en un desequilibrio mandibular, provoca fuertes dolores que aparecen y desaparecen de forma repentina, dolores en el oído, alrededor de los ojos, localizados en la frente, sien, etcétera.


Advertisment

El dolor de cabeza supone en nuestro país un 20% de las bajas laborales.

Según los expertos, existen dos tipos de cefaleas: primaria o idiopática, que no es sino un dolor de cabeza sin que exista ninguna otra enfermedad que lo origine; y cefalea secundaria, cuando el dolor es síntoma de una enfermedad oculta, como meningitis, tumores cerebrales, etc.
Dentro de las cefaleas primarias podemos encontrar las jaquecas o migrañas. En estos casos suele doler un solo lado de la cabeza, frente y ojo. Son pulsáteles (en forma del latido del pulso), de alta intensidad, producen en muchos casos fotofobia y sonofobia, suelen hacerse más críticos con el movimiento y son muy duros de soportar. Un segundo tipo son las cefaleas de tensión, que provocan normalmente dolor bilateral, que se nota como si se llevara puesto un casco en la cabeza, las zonas afectadas suelen ser la nuca y la frente. Al contrario que en las jaquecas no son pulsáteles, dan sensación de opresión, peso o tirantez y tampoco van acompañadas por fotofobia y sonofobia, ni de náuseas. Suelen estar provocadas por contracturas musculares del cuello, de los hombros y, por descontado, de los músculos de la mandíbula.

Quien sufre dolor orofacial suele dormir mal, se levanta cansado, experimenta fuertes dolores en la cabeza, en las sienes, ojos y frente, alrededor y debajo de los oídos, en la nuca, en la zona donde empieza el cuello, ruidos en los oídos, dolor en la espalda, molestias en la zona de los ojos, hormigueo en los brazos y manos y en ocasiones mareos y vértigo inestabilidad y zumbidos. Además puede tener destellos en los ojos, cuando leen letras oscuras sobre papel blanco, las letras se mueven, e incluso achacan a que la almohada y el colchón no son adecuados el hecho de que se levanten cansados.



Add Your Comments:
Other related businesses